POLITICA Y ECONOMIA - Demanda de APSF y Grupo Suez ante CIADI

Exposición del Dr. Damianovich efectuada en Presidencia de la Cámara de Diputados de la Provincia, durante la reunión llevada a cabo el 23 de febrero de 2005, sobre el tema: Prestación del servicio de agua potable, desagües cloacales y saneamiento en el ámbito de la concesión a la Empresa Aguas Provinciales de Santa Fe s.A.

                  El Dr. Adalberto Damianovich, en su calidad de presidente de la CEARINSA,  expuso entre otros conceptos, ante legisladores y funcionarios provinciales, sobre la reclamación en el CIADI efectuada por Aguas Provinciales de Santa Fe S.A.  y sus accionistas extranjeros:  Invocan tratados bilaterales firmados en los años 90, tratados recíprocos donde se acordaba la protección de las inversiones que hiciera cada uno en el país cofirmante, con la única salvedad de que nosotros, al final, no tenemos inversiones en el extranjero y todas las inversiones de los extranjeros sí son invocadas acá con el beneficio de la cláusula de nación más favorecida ; a la vez, es un sistema perverso porque permite ir integrando también a ese compromiso firmado de manera bilateral con determinada nación para proteger esas inversiones, con los nuevos tratados que se fueron suscribiendo en los años 90 y que culminaron con el Tratado N° 80, con las islas Fidji. Uno puede decir que ese tratado es inocuo, inocente, aunque mucho más  liberal para darle ventajas al otro, pero  ¿qué problema tenemos con las Islas Fidji si no vamos a intercambiar nada?

              El encadenamiento es así, se van haciendo los tratados bilaterales uno a uno, pero desde muy antiguo existe una herramienta, que es una trampa, que consiste en poner una cláusula donde se dice que se le va a reconoce también a esos inversores y a las naciones firmantes, el tratamiento que tenga en las relaciones bilaterales la nación más favorecida en los intercambios, en las relaciones bilaterales de distinto tipo, fundamentalmente económicas.

             Entonces, al ir sumando nuevos tratados, a posteriori de estos que se firmaron con España y con Francia, se les hacen extensivas las mejoras que se introdujeron en esos otros tratados, mejores condiciones, como por ejemplo, ellos tienen incidencia en el tema jurisdiccional; no decían en algunos tratados que se podía ir directamente al Ciadi, al ámbito del arbitraje ante el organismo  del Banco Mundial que funciona en Washington. Entonces, se entendía que tenía que agotarse primero la jurisdicción interna, ante un conflicto, ante una diferencia se debía acudir ante los tribunales locales, es decir, a los tribunales del país para resolver el tema del contrato.

              Ese era el régimen originario. Nosotros, en nuestro contrato, tenemos precisamente el sometimiento de Aguas Provinciales a la jurisdicción de los tribunales locales. Sin embargo, los otros tratados de alguna manera se van sumando como un código, están todos conformando un código único y los nuevos sí prevén que los que vayan a hacer planteos por sus diferencias pueden renunciar a la jurisdicción local y acudir directamente al Ciadi.

             Eso, por ejemplo, está firmado con las Islas Fidji, que parece inocente porque decimos, ¿qué podemos estar perdiendo con esto? Sin embargo la cláusula del tratamiento igualitario con la Nación más favorecida hace que Francia y España –ellos y sus inversores en países como el nuestro- puedan invocar que también existen esas otras cláusulas en los otros acuerdos, en los otros tratados, para ir directamente al Ciadi.

              De todas maneras, en este tema, la Provincia frente al Ciadi no tiene una intervención, no tiene legitimación, porque cuando se firmaron los tratados tampoco se denunció la naturaleza de nuestro Estado federal que pudiera haber permitido algún tipo de intervención, aunque sea como tercero coadyuvante o algún papel así.

             Entonces es el Estado nacional, como si fuera un gran Estado unitario, el que hace la defensa de los intereses argentinos porque el demandado es el Estado argentino y Aguas Provinciales, concretamente ellos y sus inversores extranjeros, o sea Suez, Aguas de Barcelona y otros socios minoritarios reclaman ante el Ciadi 310 millones de dólares como pérdida en Santa Fe, pero se lo están reclamando a la Nación.

             En el caso de un laudo desfavorable, si hay que cumplirlo y pagar, muy probablemente la Nación nos quiera descontar todo de la coparticipación.

         Por lo tanto, ahí viene otra batalla judicial ante la Corte nacional entre Nación y Provincia y se deberá demostrar que el grueso del problema lo presentan las medidas nacionales (por la crisis del 2001) y no un incumplimiento contractual por parte de la Provincia.

 

 

 

Consultar al autor

Contact form submitted! We will be in touch soon.